Recordando una voz por la paz: Johan Galtung (1930-2024)

(Publicado de: Voz de Paz, 20 de febrero de 2024)

Por Kelly Rae Kraemer

Nuestro mundo perdió un gigante de la investigación sobre la paz el fin de semana pasado. Johan Galtung, “el padre de los estudios sobre la paz”, autor de más de 100 libros y 1,000 artículos académicos sobre la paz mundial, falleció el 17 de febrero de 2024, a los 93 años.

Galtung enseñó en 30 universidades en cinco continentes diferentes a lo largo de sus siete décadas de carrera, mientras se desempeñaba como asesor experto en más de 150 conflictos activos en todo el mundo. Su fallecimiento marca el fin de una era para el campo académico de la investigación para la paz, así como para la práctica del trabajo de consolidación de la paz en nuestro mundo.

En 1969, insatisfecho con la idea popular de que la paz era algo “negativo”, la mera ausencia de guerra, Galtung redefinió la paz como lo opuesto a la violencia. Calificó estos últimos de “insultos evitables a la vida”. El arte de la paz pasó a ser la hábil evitación de tales insultos. De esta manera, enriqueció nuestro vocabulario de paz al abrazar la noción de “paz positiva”, también conocida como presencia de justicia.

En 1969, insatisfecho con la idea popular de que la paz era algo “negativo”, la mera ausencia de guerra, Galtung redefinió la paz como lo opuesto a la violencia. Calificó estos últimos de “insultos evitables a la vida”. El arte de la paz pasó a ser la hábil evitación de tales insultos. De esta manera, enriqueció nuestro vocabulario de paz al abrazar la noción de “paz positiva”, también conocida como presencia de justicia.

Estos términos habían sido utilizados antes por activistas como Jane Addams y Martin Luther King; Galtung llevó su lenguaje al discurso académico. Esta innovación le permitió, de manera controvertida, identificar fuerzas destructivas como la pobreza y el racismo como formas de “violencia estructural”, la explotación y la represión que forman las raíces de la violencia física en nuestro mundo. De esta manera, la investigación sobre la paz se expandió desde el estudio limitado de alternativas a la guerra al estudio de la violencia como una cuestión de justicia social, permitiendo a los académicos estudiar las raíces profundamente arraigadas del conflicto.

De esta manera, Galtung llevó nuestro campo de estudio más allá del enfoque euroamericano de la paz como seguridad militar. Pensó que la paz debería estudiarse de la misma manera que la medicina, diagnosticando un problema, descubriendo el pronóstico y, si es negativo, diseñando terapias o “trabajo por la paz” para producir resultados más deseables. Formó a estudiantes y colegas de todo el mundo en este enfoque.

preguntas-Johan-Galtung

Como estudiante de posgrado en la Universidad de Hawai'i en la década de 1990, estudié con Johan y trabajé como su asistente de investigación. Hoy puedo utilizar el método DPT de Galtung para examinar la actual matanza en Oriente Medio con nuevos ojos. Diagnóstico: tanto el pueblo israelí como el palestino temen la extinción a manos del otro. Si el conflicto sigue su actual trayectoria militarizada, es probable que se intensifique a menos o hasta que uno u otro grupo sea aniquilado. Pronóstico: genocidio.

La cuestión para los defensores de la paz pasa a ser la de utilizar el diagnóstico para ayudarnos a identificar alternativas –la T, o tratamiento– a la violencia actual. Una posibilidad podría ser “Una tierra para todos”, una solución propuesta que involucra a dos naciones independientes que comparten una patria, permitiendo a israelíes y palestinos vivir juntos y separados. Es trabajo del pacificador generar tales opciones para la transformación del conflicto.

Galtung era noruego. Es revelador que cuando Noruega, y también otros países, se vieron afectados por algún conflicto terrible, acudieron a él en busca de orientación. Pocos son conscientes en Estados Unidos de que, por ejemplo, Dinamarca apeló a él para solucionar el conflicto mortal, cuando un caricaturista danés describió al profeta Mahoma como un terrorista y las embajadas danesas en todo el mundo estaban siendo bombardeadas con bombas incendiarias, le pidieron ayuda a Galtung.

Organizó una sesión de mediación y desapareció de la vista de tres imanes influyentes y tres representantes del gobierno danés. Los bombardeos se extendieron. Tres días después, él y los demás llegaron a un acuerdo. Toda la violencia cesó. Éste es el poder del trabajador avanzado en conflictos. Galtung mostró el camino, esta vez y otras.

En mi tierra, Estados Unidos, cuando amenaza un conflicto, los medios y los funcionarios recurren a los generales en busca de orientación. Por lo tanto, no sorprende que no hagamos nada más que derramar sangre en lugar de lograr justicia y paz.

Como antiguo alumno suyo, llegué a confiar en los escritos de Johan en la prensa popular para obtener una orientación clara sobre enfoques pacíficos en los conflictos internacionales más complejos. No estuve de acuerdo con él en todo, pero él me enseñó a pensar sobre la paz en un mundo donde la mayoría de la gente no lo hace.

Nunca seguí su recomendación de que todo estudioso de la paz debería tener dos títulos de doctorado en diferentes materias. ¿Quién podría permitirse eso hoy en día, a menos que viva en uno de esos países donde toda la educación es gratuita?

Para alternativas no violentas a la guerra y la injusticia, Johan Galtung siempre fue una de mis fuentes de consulta. Extrañaré su voz y su genio único. Y espero que su fallecimiento lleve sus ideas a la atención de personas de todo el mundo que tienen hambre de paz.

Él enseñó a muchos de nosotros y nosotros estamos enseñando a otros. Cuando Gandhi fue asesinado, la luminaria británica Philip Noel-Baker comentó: “Sus mayores logros aún están por llegar”. Lo mismo ocurre con el educador transformador Johan Galtung, desaparecido pero aún inspirador.

Kelly Rae Kraemer, Ph.D., es profesora de Estudios de la Paz en el College of St. Benedict y la Universidad St. John en el centro de Minnesota.

¡Únete a la campaña y ayúdanos a #SpreadPeaceEd!
Por favor envíeme correos electrónicos:

1 pensamiento sobre “Recordando una voz por la paz: Johan Galtung (1930-2024)”

  1. El término “violencia cultural” de Galtung todavía parece ser relevante en la investigación sobre la paz: recientemente descubrí la “Escala de Cultura de Violencia” de Franz Jedlicka, que es, de hecho, una herramienta para medir la violencia cultural en diferentes países (aunque puede ser discutido). También enfatiza que la protección legal de los niños contra la violencia (castigo corporal) es un paso importante para, en consecuencia, construir una paz sostenible.

    Dolores

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Las areas obligatorias están marcadas como requeridas *

Ir al Inicio