Reflexiones de un educador para la paz sobre la posibilidad de la paz en Colombia

Una nota de los editores:

Amada Benavides de Peréz es presidenta de Fundación Escuelas de Paz, una ONG de educación para la paz en Colombia. Es miembro desde hace mucho tiempo de la Campaña Mundial por la Educación para la Paz.

Amada asistió a la ceremonia de firma del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC el 26 de septiembre. Ella y sus colegas han estado trabajando incansablemente desarrollando y capacitando redes de educadores formales y no formales durante décadas, contribuyendo al trabajo fundamental de construcción de la paz que hizo posible los acuerdos de paz. En los próximos meses, Fundación Escuelas de Paz, en alianza con UNICEF OIM y USAID coordinará los esfuerzos de educación para la paz en territorios anteriormente controlados por las FARC.

En el mensaje a continuación, Amada ofrece sus reflexiones sobre una semana turbulenta que comenzó con esperanza, solo para chocar con la confusión y la exasperación luego del voto “NO” al referéndum.  

Nos solidarizamos con Amada, los educadores para la paz y los ciudadanos de Colombia por su continuo coraje en la búsqueda de la paz a través de la educación.  

-Campaña Global por la Educación para la Paz

Reflexiones de un educador para la paz sobre la posibilidad de la paz en Colombia

Por Amada Benavides de Pérez
Presidente, Fundación Escuelas de Paz
Bogota Colombia

el articulo original en ingles

Amada Benavides
Amada Benavides de Pérez

Estimados colegas y amigos:

Estoy dispuesto a dar respuesta a sus amables comunicaciones y aportes de apoyo y solidaridad, después de una semana de inquietudes.

Permítanme comenzar retomando una frase de Gabriel García Márquez, que circula por las redes sociales, que parece escrita para este momento e identifica cómo suceden las cosas en este país, entre asombro y locura, sorpresa e indignación.

Era como si Dios hubiera decidido poner a prueba toda capacidad de sorpresa y estuviera manteniendo a los habitantes de Macondo en una permanente alternancia entre excitación y desencanto, duda y revelación, a tal extremo que nadie sabía con certeza dónde estaban los límites de la vida. la realidad yacía.

- Cien Años de Soledad

El 26 de septiembre nos llenó de emoción asistir a la ceremonia de firma del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC. Los asistentes que asistieron de todos los rincones del país, llenos de esperanza, todos vestidos de blanco, vibraron de emoción cuando las FARC pidieron disculpas a las víctimas y al país por todos los daños que causaron.

El Gobierno, apoyándose en el apoyo generalizado de los acuerdos, insiste en que deben ser refrendados por el plebiscito. El país está polarizado, pero hay confianza en que el “SÍ” ganará.

El 2 de octubre, varios factores, desde el clima hasta la apatía general, llevaron al 60% de abstención. Y la gran sorpresa… la victoria del “NO”, por un margen muy estrecho, menos del 0.4%. Una especie de desolación y amargura cubre todo el país. La desesperanza y el llanto es el nombre común. Hay total incertidumbre sobre lo que pueda pasar, cómo reaccionarán las guerrillas, sobre el destino de cuatro años de negociación. Los promotores del “NO”, perplejos, no saben cómo abordar este triunfo. Nunca pensaron en ganar.

Educadores que participan en una capacitación en educación para la paz dirigida por la Fundación Escuelas de Paz el 12 de octubre en San Vicente del Caguan.
Educadores que participan en una capacitación en educación para la paz dirigida por la Fundación Escuelas de Paz el 12 de octubre en San Vicente del Caguan.

Después de la profunda tristeza, el análisis: el Gobierno estaba demasiado confiado y no hizo una campaña fuerte; Los promotores del “NO” recogieron el sentimiento de parte del país; Las iglesias cristianas proporcionaron un gran número de votantes apelando a la ideología de género.

Al día siguiente del referéndum, la reacción: se convocan marchas juveniles en todo el país. Bogotá se llenó de luces la noche del miércoles 5 de octubre; la multitudinaria “Marcha del Silencio” que aboga por la continuidad del acuerdo en La Habana; y los manifestantes acampan en la Plaza de Bolívar y prometen no irse hasta que el Gobierno continúe con los Acuerdos.

Jueves 6 de octubre, un bombazo: el gerente de la campaña NO da declaraciones relatando métodos fraudulentos y engañosos utilizados para promover el NO, apelando al miedo y la ira de la gente, con propaganda sucia, dirigida a diferentes partes del país y a diferentes redes sociales. estratos, y revela el nombre de las empresas que contribuyeron a esta campaña. Está complacido por el logro, pero sus declaraciones provocan una reacción inmediata de los sectores políticos, sociales y económicos. La renuncia del partido y la fiscalía abre una investigación por fraude electoral.

Mañana vamos a San Vicente del Caguan, para iniciar nuestro programa de “Escuelas por la Paz” en 12 instituciones, en el territorio que fue el corazón de las operaciones de las FARC. Debemos estar ahí ahora mismo.

Y el viernes, la noticia del Premio Nobel al presidente Santos. Existe una opinión unánime que dice que el país es bien merecido, por el esfuerzo que ha hecho para sacar adelante el proceso de paz. Para algunos sectores, el premio también debe entregarse al negociador de las FARC, pero esto no sería prudente dada la cantidad de resentimiento y el dolor que han causado. Santos ofrece el premio a los ocho millones de víctimas de la violencia en el país.

Esa mañana, el comunicado conjunto de La Habana:

Tras recibir la noticia, los negociadores Guerrilla y Gobierno en La Habana emiten un comunicado conjunto con cuatro puntos: Reafirman su compromiso con el Acuerdo Final, subrayando su legitimidad.

  1. Reconocen que el plebiscito obtuvo un voto de NO ligeramente superior y están abiertos a escuchar las inquietudes y propuestas de este sector de la sociedad para lograr una solución. Estos ajustes serán discutidos entre el Gobierno y las FARC-EP.
  2. Reiteran su compromiso de mantener el Alto el Fuego Definitivo y el seguimiento y verificación por parte del mecanismo tripartito del Gobierno, las FARC-EP y la coordinación de misiones de Naciones Unidas, así como las garantías de seguridad y protección de las comunidades en su territorio. territorios de acuerdo con el Protocolo definido por todas las partes.
  3. Solicitan al Secretario General de las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad su autorización a la Misión de las Naciones Unidas en Colombia para ejercer las funciones del Mecanismo de Seguimiento y Verificación. También invitan a todos los países que están aportando a la Misión con observadores desarmados a seguir desplegando a sus hombres y mujeres, enfatizando que se garantizarán todas las condiciones de seguridad necesarias.
  4. Continúan con la aplicación de las medidas humanitarias, como la búsqueda de todas las personas desaparecidas, los planes piloto de operaciones antiminas, la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos y su compromiso con la salida de los menores de los campamentos y las personas privadas. de la libertad.

Aunque el texto de la Declaración Conjunta no es un resultado directo del premio, sin duda aportó un aporte positivo.

Mientras tanto, seguimos trabajando en la construcción de la paz a través de la educación para la paz, pensando que será la única forma de cambiar esta situación que nos agobia.

Mañana vamos a San Vicente del Caguan, para iniciar nuestro programa de “Escuelas por la Paz” en 12 instituciones, en el territorio que fue el corazón de las operaciones de las FARC. Debemos estar ahí ahora mismo.

Un abrazo a todos por vuestra solidaridad.

AMADA BENAVIDES DE PÉREZ 

Participantes de la formación en educación para la paz impartida por la Fundación Escuelas de Paz en San Vicente del Caguan.
Participantes de la formación en educación para la paz impartida por la Fundación Escuelas de Paz en San Vicente del Caguan.
Cerrar
¡Únete a la campaña y ayúdanos a #SpreadPeaceEd!
Por favor envíeme correos electrónicos:

3 thoughts on “Reflections from a Peace Educator on the Possibility of Peace in Colombia”

Únete a la discusión...

Ir al Inicio