NO SEA UN ESPECTADOR: Actúe en solidaridad con las mujeres afganas

NO SEA UN ESPECTADOR
Apoye las demandas del Grupo Asesor de Mujeres: Actúe en solidaridad con las mujeres afganas

Con los dos edictos talibanes más recientes, flagrantemente opresivos contra las mujeres, el mundo comienza a darse cuenta nuevamente de la grave situación de toda la nación afgana. La súplica de Sakena Yacobi que la comunidad mundial tome medidas para defender los derechos humanos fundamentales de todos los afganos, también se hace en las demandas emitidas por Negina Yari del Grupo Asesor de Mujeres del Equipo Humanitario de País en nombre de todas las mujeres afganas.

En esta declaración emitida antes del edicto que prohibía a las mujeres trabajar en ONG, la Sra. Yari hace demandas específicas, cada una de las cuales es parte integral de las acciones defendidas por la Campaña Global por la Educación para la Paz y el Instituto Internacional de Educación para la Paz: 1) reconocer el derecho humano a la educación con la revocación inmediata de la prohibición de que mujeres y niñas asistan a universidades y escuelas secundarias; 2) la comunidad internacional dé voz en todos los foros y en interacciones con “las autoridades de facto” a la necesidad de hacer efectivo este derecho; 3) y que todos los países musulmanes involucren a las “autoridades” para recordarles el derecho a la educación integral al Islam, y que ningún otro país niegue la educación a las mujeres y niñas.

Los puntos señalados en la declaración son consistentes con las propuestas de GCPE/IIPE de que 1) todos los ciudadanos del mundo interesados ​​expresen su apoyo a los pasos que Negina Yari pide a sus propios gobiernos y redes de la sociedad civil, así como al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, ONU Mujeres y UNAMA, y a los talibanes. 2) Además, proponemos que los fondos afganos en poder del Banco Mundial se transfieran directamente a las ONG que brindan servicios básicos y esenciales al pueblo afgano. 3) Finalmente, que los educadores por la paz en todos los países musulmanes incluyan el estudio de los derechos humanos de las mujeres en el Islam en sus planes de estudios, y comprometan a sus conciudadanos en esta discusión vital, ya que todos nos solidarizamos con nuestras hermanas afganas. (-BAR, 1-4-2023)

Declaración del Grupo Asesor de Mujeres del Equipo Humanitario de País (HCT, por sus siglas en inglés) sobre la decisión de facto del Ministerio de Educación Superior de prohibir que las mujeres asistan a la universidad

Desde agosto de 2021, las mujeres afganas se enfrentan a la pobreza generalizada, la desigualdad y la falta de acceso a los derechos básicos, incluido el derecho a la educación y al trabajo, aumentando las restricciones a su participación y acceso a la ayuda humanitaria. Después de prohibir a las niñas de las escuelas superiores al grado 6 en marzo de 2022, lo que tuvo un impacto inmediato en su salud mental, oportunidades y protección, las Autoridades de Facto anunciaron el 20 de diciembre una prohibición indefinida de que las mujeres asistan a las universidades.

Esta decisión es vergonzosa e impactante. Las mujeres afganas han sido miembros de pleno derecho de la sociedad afgana y de la vida pública durante los últimos veinte años en los ámbitos social, político y económico. Cerrarles las puertas de la universidad tendrá consecuencias profundas y de largo plazo no solo para ellos mismos sino para la sociedad, la economía y el país en su conjunto. Esta decisión afianzará aún más las desigualdades de género y limitará la capacidad de trabajo de las mujeres, incluso como parte de la respuesta humanitaria para llegar a las mujeres y niñas afectadas.

Las mujeres afganas merecen una vida digna y el respeto de sus derechos básicos, incluido el derecho a la educación.

El mundo no debe ser espectador de nuestra situación. Las mujeres y niñas de Afganistán exigen:

1. La educación es nuestro derecho básico y el acceso a este derecho no debe ser privado de mujeres y niñas. Solicitamos al Ministerio de Educación De facto que revoque de inmediato su decisión y reafirme el derecho de las mujeres a acceder a la universidad.

2. Solicitamos a la comunidad internacional que no guarde silencio sino que lleve nuestras voces fuera del país en todos los foros relevantes y en cualquier compromiso que tenga con las Autoridades de facto.

3. Solicitamos a los países islámicos, y a la comunidad internacional en general, que se comprometan significativamente con las autoridades de facto para reafirmar la educación de las niñas y las mujeres como un derecho bajo el Islam, y recordarles que ningún otro país del mundo prohíbe que las niñas asistan. escuela y universidad.

¡Únete a la campaña y ayúdanos a #SpreadPeaceEd!
Por favor envíeme correos electrónicos:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Las areas obligatorias están marcadas como requeridas *

Ir al Inicio